Cómo escoger la forma jurídica de la empresa

  Tiempo de lectura:

La forma jurídica de la empresa es un aspecto determinante. No hay una que sea mejor que la otra. Todo depende de las características de la organización. Hay formas que son más adecuadas para un tipo de empresas que para otras.

La importancia de la forma jurídica se debe a que esta influirá directamente sobre la gestión de la empresa. Si no se elige adecuadamente, podría terminar entorpeciendo las futuras operaciones del proyecto empresarial. De ahí que sea necesario tomar una decisión adecuada en este punto.

Aspectos a tener en cuenta

Los elementos que se deben tener en cuenta a la hora de elegir la forma jurídica de la empresa son los siguientes:

  • Tipo de actividad. Se debe consultar si hay  normativas específicas para la forma jurídica de las empresas que realicen esa actividad.
  • Número de socios. Si son pocos, son más convenientes algunas formas jurídicas. Lo mismo ocurre si son un número intermedio o alto.
  • Responsabilidad de los emprendedores. Dependiendo de la forma jurídica, los emprendedores tendrán diferentes  grados de responsabilidad, así como diferente incidencia en las decisiones.
  • Aspectos económicos. Cada forma jurídica exige un capital mínimo para conformarse.
  • Aspectos fiscales. Cada forma jurídica implica diferentes obligaciones fiscales.
  • Tramitación. Algunas formas jurídicas implican una realización de trámites más compleja.
  • Volumen de facturación. Si se proyecta que va a ser bajo, es mejor elegir las formas jurídicas más sencillas.

La primera decisión a tomar es si se actuará como empresario individual o se conformará una sociedad. Esto depende directamente de los factores antes mencionados.

¿Cuándo crear una sociedad?

Crear una sociedad siempre exige análisis. Esto implica compartir responsabilidades, riesgos y compromisos. Todo lo que suceda con la empresa va ser compartido de ahí en adelante. Realmente no siempre es imprescindible crear una sociedad. Pero será muy recomendable hacerlo si está presente alguno de los siguientes factores:

  • Cuando se necesita una inversión significativa de recursos.
  • Cuando se proyecta un alto nivel de beneficios. En ese caso las sociedades pagan menos impuestos.
  • Cuando es necesario contraer deudas por cantidades elevadas.
  • Cuando la competencia está conformada mayoritariamente por sociedades.
  • Cuando uno de los clientes objetivos es el Estado o la Administración. Muchas veces se exige que sus proveedores sean sociedades exclusivamente.
  • Cuando la normativa lo exija. Algunas actividades solo pueden ser realizadas por sociedades.

En los demás casos es posible pensar en una empresa individual. La principal forma jurídica en tal caso es la sociedad limitada o anónima unipersonal.

Tipos de sociedades

Actualmente son cinco los tipos de sociedades más importantes o más utilizadas, que se pueden conformar legalmente. Son las siguientes:

  • Sociedad de responsabilidad limitada (S.L.): Se conforma con  un mínimo de 3 000 euros y no tiene límite en el número de socios. La responsabilidad se limita al capital aportado y los socios pueden ser capitalistas o trabajadores.
  • Sociedad anónima (S.A.): Se conforma con un mínimo de 60 000 euros y no      tiene límite de socios. La responsabilidad se limita al capital aportado. Los socios pueden ser capitalistas o trabajadores.
  • Sociedad cooperativa (Coop.): El monto del capital inicial depende de los      estatutos. El máximo aporte de capital para cada socio es de hasta un tercio del mismo. La responsabilidad se limita al capital aportado. Los socios son trabajadores.
  • Sociedad limitada laboral (S.L.L.): Se conforma con un mínimo de 3 000 euros. El máximo aporte de capital para cada socio es de hasta un tercio del mismo. La responsabilidad se limita al capital aportado. Al menos el 51% de los    socios son trabajadores.
  • Sociedad anónima laboral (S.A.L.): Se conforma con un capital inicial de mínimo 60000 euros. El máximo aporte de capital para cada socio es de hasta un tercio del mismo. La responsabilidad se limita al capital aportado. Al menos el 51% de los socios son trabajadores.

Equipo MilContratos.com

Proptech, una auténtica revolución en el sector inmobiliario

El sector inmobiliario es uno de los más dinámicos en la economía mundial y no puede quedar rezagado en el campo de las adaptaciones digitales que...

El Supremo declara nulas las hipotecas multidivisa si hubo falta de transparencia

Nuevo revés judicial para la banca y noticia muy positiva para los cerca de 70.000 afectados por las hipotecas multidivisa que se calcula que existen...