Cómo hacer un contrato totalmente legal

  Tiempo de lectura:

Todo lo que involucre la negociación de dos intereses diferentes para el beneficio mutuo es un acuerdo, y el contrato legal es el respaldo que obliga a que la palabra de cada quien no se las lleve el viento. De lo contrario, se pueden tomar acciones legales para reprender al faltante. Comprar, vender o alquilar un bien o servicio, e incluso la unión conyugal requieren de un documento que formalice la decisión de los afectados.

Un contrato es un documento mediante el cual dos o más partes expresan estar de acuerdo en llevar a cabo con lo allí plasmado y las responsabilidades, voluntades y modalidades que cada uno tiene para cumplir con el mismo. En la vida cotidiana, es muy común tener la necesidad de formalizar las múltiples negociaciones que se puedan hacer. Por eso se hace vital el conocer un poco sobre los fundamentos básicos de la redacción del contrato legal por sí mismo, no solo para simplificar costos y tiempo, sino también para evitar negociaciones fraudulentas e incómodos inconvenientes.

Respondiendo al enunciado principal, un contrato mientras esté bien redactado, sea claro, conciso, y no de pie a cabos sueltos o mal interpretaciones, es legal. No existe un método o estructura fija para realizar dicho documento,  pero comúnmente se aprecia que se divide de la siguiente manera:

Para iniciar el escrito, las partes deben suministrar información que avale su identidad y dirección, las cuales serán expresadas en el documento, dichas partes pueden ser referidas por su nombre o por su papel jugado (vendedor y comprador, arrendador y arrendatario, por ejemplo). Además se debe comenzar determinando la causa del contrato (de alquiler/ trabajo/ compra-venta).

Seguidamente, se describen las cláusulas a cumplir, las condiciones, precios, plazos y todo lo pertinente a la negociación. Según sea el caso, es importante aclarar lo siguiente:

  • En caso de alquiler (vivienda, habitación, propiedad o servicio): duración del alquiler, condiciones del bien al momento de la negociación, precio del mismo, forma de pago, costo y plazo de las prórrogas.
  • En caso de compra-venta: descripción detallada del bien (vehículos: placa, seriales, marca, modelo, año, tipo, color) (vivienda: dirección y ubicación, perímetro, limites, terreno, tipo, título de propiedad), precio, forma de pago, si tiene hipoteca quien la pagará y condiciones de la misma, fecha de entrega del bien.
  • Contrato de personal: puesto a ocupar, lugar de trabajo, horario, beneficios, tipo de contrato, salario bien detallado, tiempo del contrato.

Si todo entonces está en orden, y el documento abarca toda la información necesaria, y no hay letras pequeñas que comprometan la voluntad de las partes, se coloca la fecha de la celebración del acuerdo y pueden proceder a leer todas las veces necesarias y al estar seguro, firmar al pie de las cláusulas anteriores.

Si hay algún mínimo aspecto que te genere dudas o parezca confuso, debe ser aclarado antes de firmar, ya que la rúbrica  compromete a cumplir a cabalidad lo allí acordado.

Equipo MilContratos.com

Los robots transforman el sector legal

La implantación de la inteligencia artificial en los bufetes está obligando a los abogados a replantear una profesión en la que, en un futuro muy cercano,...

Legaltech en España. La evolución del sector jurídico

Con el inmenso crecimiento tecnológico, muchos sectores se han acoplado para hacer de sus productos y servicios una mejor opción. Pero el sector jurídico es uno...