Consumo y Mercantil

Contratos de compraventa entre particulares

Compraventa entre particulares

Establecer relaciones de compraventa entre particulares puede ser beneficioso solo si tomas las previsiones adecuadas. Siendo este un tipo de negociación difusa y directa, los riesgos de estafa son bastante altos.

Las medidas que debemos de tomar antes de cerrar cualquier acuerdo son básicas y se basan en hacer que el proceso esté cubierto bajo la normativa legal. Por otra parte, evitar dar demasiadas ventajas a negociantes desconocidos es la mejor postura a la hora de negociar.

Aquí te daremos algunos consejos para evitar el indeseable timo.

Preparados frente a la estafa

Las estafas son una realidad constante del mundo actual y lamentablemente hay muchos delincuentes dedicados a este tipo de actividad ilícita. Sumado a esto, los sistemas electrónicos de pago también pueden ser burlados por personas expertas.

A veces el timo se encuentra en la parte del acuerdo que menos podemos imaginar.

Realizar un contrato de compraventa

La forma más segura de cerrar un trato es mediante la realización de un contrato de compraventa. El mismo contendrá los datos personales de ambas partes y será ratificado ante una notaría.

De esta forma podrás disponer y comprobar información valiosa como el nombre, D.N.I. y otros detalles que podrían ser útiles en caso de incumplimiento. Al firmar, ambos particulares se responsabilizan legalmente a cumplir con lo estipulado en el acuerdo.

Allí también se fijará el precio y la descripción especifica del bien que es intercambiado. Cuidar la redacción del documento es esencial para evitar pérdidas significativas.

Revisión del documento escrito

Los riesgos no terminan con la redacción de un contrato. De hecho, lo correcto es revisar con cuidado todo lo escrito en el documento, porque una vez que firmas tendrás que asumir las condiciones que has aceptado

Puedes incluir en el contrato todas las situaciones y obligaciones especiales que pueden generarse después de concretado el intercambio. Nos referimos por ejemplo a los posibles desperfectos del bien, vicios en la negociación o incluso, la inclusión de una cláusula de sumisión.

Todo esto nos proporcionará seguridad jurídica y protección para nuestros intereses, anticipándonos a cualquier intento de trampa o pérdida generada a partir de la negociación pautada.

Tipos de Fraudes recurrentes

La doble venta de inmuebles y la comercialización de la cosa ajena figuran entre los fraudes más comunes realizados en Europa. A estos se le suman el ocultamiento de gravámenes, bajo el cual se puede generar un agravio en los compradores de forma intencionada.

Alquilar también puede ser peligroso. Los delitos que afectan a los inquilinos son la no devolución de la fianza, el cobro por adelantado y las estafas por falso ofrecimiento vía electrónica.

Las ofertas engañosas también abundan en la Internet. Esto ocurre cuando se nos ofrece un inmueble y después de cerrado el acuerdo se nos da algo totalmente diferente. Debes saber que las fotos engañosas constituyen un tipo de fraude en detrimento del consumidor.

En resumen, los estafadores tienen muchas técnicas para hacerse de tu dinero de forma fácil e ilícita. No obstante, ante el fraude tenemos la posibilidad de blindarnos mediante una actitud prudente y legal que genere garantías.


Estos son algunos documentos legales de compraventa que ofrecemos en MilContratos.com:

 Contrato de compraventa de remolque de segunda mano entre particulares

 Contrato de compraventa de embarcación de recreo nueva entre un profesional y un particular

 Contrato de compraventa de embarcación de recreo de segunda mano entre particulares

 Contrato de compraventa de vehículo de segunda mano entre particulares

 Contrato de compraventa de vehículo usado entre profesional y particular