Consumo y Mercantil

Próximos embajadores de altamar: buques autónomos

Los próximos embajadores de altamar: los buques autónomos

La Organización Marítima Internacional (OMI) ha comenzado recientemente un arduo trabajo de experimentación e investigación con el ánimo de adoptar dentro de sus normativas e instrumentos internacionales, la navegación de los buques marítimos autónomos de superficie (MASS).

A tales efectos y, a grandes rasgos, debemos entender por “buque marítimo autónomo de superficie”, todo aquél que pueda navegar sin dependencia del factor humano, según el caso concreto.

Es precisamente, a instancia del órgano con mayor antigüedad de la “OMI”, es decir, el Comité de Seguridad Marítima (CSM), que se hace posible la iniciativa mencionada, la cual involucra la determinación normativa de los “MASS”, sus grados de autonomía y el plan de trabajo aplicable.

En el año 2017, la “OMI” adoptó una serie de Principios estratégicos de la Organización. Uno los principios, es la integración de tecnologías nuevas y avanzadas en el marco de trabajo regulatorio. Para ello, se debe tomar en consideración las ventajas que otorga el uso de las tecnologías existentes y de ulterior creación, frente a los nuevos retos que atentan contra la seguridad operacional y personal, el impacto medioambiental, la facilitación del comercio internacional, las repercusiones para el personal en altamar y en tierra y, por último, la estabilidad de los costes para el negocio marítimo.

¿Cuáles son los grados de autonomía de los buques “MASS”?

Para esclarecer el estudio de exploración y reglamentación, la autonomía de los buques se clasifica de la siguiente manera de acuerdo la “CSM”:

  • Buque con procesos automatizados y apoyo en la toma de decisiones: La tripulación del buque está a bordo para su operación y control. Determinadas funciones pueden estar automatizadas.
  • Buque controlado a distancia con gente de mar a bordo: La operaciones y control del buque se gestionan desde otro emplazamiento.
  • Buque controlado a distancia sin gente de mar a bordo: El buque es controlado y operado desde otro emplazamiento. No tripulación a bordo.
  • Buque totalmente autónomo: El sistema operativo del buque es totalmente independiente a la hora de efectuar decisiones y determinar acciones en tierra y altamar.

¿Cómo se hará la introducción de los buques “MASS” en el ordenamiento marítimo internacional de la “OMI”?

En la fase primaria, la “OMI” cotejará en su estudio de exploración, todas y cada una de sus instrumentos internacionales frente a la posibilidad de aplicarlas, o no, a los buques con grados distintos de autonomía, y si su aplicación delimita o impide la navegación de estos.

Mientras que en su segunda etapa, se llevará a cabo un análisis exhaustivo para implementar la manera más eficiencia y pertinente para abordar la navegabilidad de los “MASS”. Incluyendo factores endógenos y exógenos del sector naviero, como lo son; el factor humano, las tecnologías, los factores operacionales y portuarios, así como los costes de los fletes.

Ahora bien, dentro de la lista de instrumentos marítimos vinculantes para los miembros de la comunidad internacional que adoptan los estatutos de la  “OMI”, se encuentran ante todo aquellos relativos a la seguridad marítima que puedan ser influidos por los “MASS”, mismo que se anuncian de manera breve y concisa:

  • Convenio “SOLAS”: Seguridad de la vida humana en el mar (1974, enmendado).
  • Convenio “MARPOL”: Prevención de la contaminación por los buques, 1973, modificado por el Protocolo de 1978 y por el Protocolo de 1997.
  • Convenio “RIPA”- “COLREGS”: Reglamento para la prevención de abordajes, aplicable a buques en alta mar y  en aguas que se conectadas al océano (1972).
  • Convenio para facilitar el tráfico marítimo internacional (1965).
  • Convenio Internacional sobre las  de Líneas de Carga: Principios y reglas uniformes sobre los límites autorizados para buques que realizan viajes internacionales (1966).
  • Convenio Internacional “SAR”: Búsqueda y salvamento marítimos (1979).
  • Convenio internacional sobre normas de formación, titulación y guardia para el personal de los buques pesqueros (1995).
  • Acuerdo sobre buques de pasaje que prestan servicios especiales (1971).
  • Protocolo sobre espacios habitables en buques de pasaje que prestan servicios especiales (1973).
  • Convenio Internacional “TMS”: Regulación del arqueo del buque en viajes internacionales. Es decir, el límite de capacidad en cuanto al volumen  (1969).

Gracias a que empresas del sector marítimo y la industria automotriz e informática han unido fuerzas, los primeros buques autónomos de superficie “MASS” de corta distancia, sin tripulación a bordo, comenzarán a operar entre 2025 y 2030 por el mar Báltico, constituyendo la primera flota autónoma del mundo.

La botadura en la mar de estos buques nos recuerda que el futuro ya está aquí,  e indudablemente cambiará drásticamente la forma del comercio y el transporte marítimo internacional. Sin embargo, de poco habrá servido este enorme avance, si la huella medioambiental del tráfico y los accidentes marítimos no se reducen.

Resumen

La creación de buques “MASS” o autónomos en cuanto a navegación y operación, es inminente. Se estima que en el año 2025, la primera flota de estos buques estará dando sus frutos. El reto siguiente será recudir la huella medioambiental, la reducción de accidentes en altamar  y una solución de fondo a la sustitución del factor humano.