Consumo y Mercantil

¿Qué opciones tengo si no me puedo acoger a la moratoria hipotecaria?

Moratoria hipoteca

Muchos serán los ciudadanos que tengan, a finales de este mes y en los próximos meses problemas para poder efectuar el pago de sus hipotecas. Es por ello que el Gobierno ha creado una moratoria, aunque para acogerse a ella es imprescindible reunir varios requisitos.

Perder hasta el 40% de tus venta, quedarte en el paro, haber ingresado menos de 1.613,52 euros entre todos los familiares el mes anterior o que la carga de la mensualidad sobre la renta se haya multiplicado por 1,3… Para aquellos hogares que no los cumplan todos, desde HelpMyCash.com no explica qué otras soluciones se pueden aplicar para evitar el impago así como sus consecuentes sanciones.

Intentar pactar con el banco

Si prevemos que tendremos problemas para pagar la cuota de este mes y no cumplimos todos los requisitos para acogernos a la moratoria, lo mejor que podemos hacer es contactar cuanto antes con nuestra entidad financiera para explicarle en que situación estamos y explorar junto a ellos posibles soluciones. Una de ellas, por ejemplo, podría ser pactar un aplazamiento directamente con nuestra entidad, para conseguir que no tuviéramos que abonar la próxima mensualidad, ahorrándonos por tanto los intereses devengados hasta el siguiente pago como las posibles sanciones por la demora.

En caso de que nuestro banco se niegue a aprobarnos una moratoria fuera de los supuestos aprobados por el Gobierno, podríamos tratar de acordar la aplicación de un período de carencia total o parcial. Con esto conseguiríamos no pagar las cuotas o la parte correspondiente al capital, respectivamente, durante el tiempo que pactemos. A la larga, eso sí, es una opción que nos saldrá más cara, pues se irán acumulando intereses mientras tanto o se generarán sobre un capital mayor cuando la carencia finalice, pero sería una solución para los meses venideros.

Por último, se podría pactar la extensión del plazo de reembolso, esto es, alargarlo para devolver el dinero en más tiempo, siendo esta quizás una forma de reducir además el importe de las mensualidades, lo que nos llevaría a pagar más intereses durante la vida de la hipoteca. 

Acogerse al Código de Buenas Prácticas

Hasta ahora hemos visto qué pueden hacer aquellos que tienen problemas económicos puntuales por culpa del coronavirus y no pueden acogerse a la moratoria, pero ¿qué hay de aquellos que ya pasaban antes por dificultades y que ahora se han agravado? En estos casos puede ser conveniente acogerse al Código de Buenas Prácticas, que consiste en un paquete de medidas que prácticamente todos los bancos tienen que aplicar a los clientes vulnerables que lo solicitan.

Las medidas del mencionado Código se aplican en tres fases; en la primera, se aplica una carencia parcial durante cinco años, se alarga el plazo hasta los 40 y se rebaja el interés. En la segunda, si fuera necesario, se practica una quita sobre una parte de la deuda. Y en la tercera, si el deudor siguiera sin poder pagar la hipoteca, se aplica una dación en pago y, si este lo pide, se le permite vivir de alquiler en la vivienda durante dos años.

Para acogerse a este paquete de soluciones, aunque no es imprescindible haberse quedado en paro o haber perdido ventas como con la moratoria hipotecaria que el Gobierno aplicaría ahora, es necesario reunir diversos requisitos: que la cuota supere el 50% de los ingresos de la familia, que los ingresos del hogar no superen los 1.613,52 euros al mes (tres veces el IPREM) y que se haya producido una “alteración significativa de sus circunstancias económicas” en los últimos cuatro años. Para eso último se entiende que el esfuerzo para pagar la hipoteca se haya multiplicado por 1,5, que la familia se haya convertido en numerosa o monoparental con dos hijos, que se tenga a un menor a cargo o a una persona con discapacidad, etc.

Para cualquier pacto al que queramos llegar con nuestro Banco, se podría formalizar un contrato privado, que además se podría firmar de forma telemática por ambas partes, lo que nos llevaría a, por un lado, no tener que asumir costes notariales, y por otro a no tener que esperar al periodo de confinamieno establecido por el Gobierno para firmarlo por ambas partes de forma presencia.

Para más información consulte el siguiente enlace: https://www.moratoriahipoteca.com


En MilContratos.com te ofrecemos el siguiente documento legal:

 Solicitud de moratoria de pago de deuda hipotecaria (COVID-19)