Contrato de reserva de bien inmueble, todo lo que debes saber

  Tiempo de lectura:

El contrato de reserva de bien inmueble también es denominado contrato o pacto de arras. Las arras, también llamadas anticipo, pertenecen al mundo de los contratos de carácter privado; lo que se busca con este anticipo es asegurar un bien o hacer una reserva del mismo. Para este fin se hace entrega de determinada suma, ya acordada, de dinero.

Este tipo de convenio, según algunos especialistas en derecho, se establece incluso de forma anterior al contrato. Es decir, sería una especie de precontrato. Se llega a esta conclusión debido a que lo que se acuerda es el compromiso de la firma de un contrato superior, el verdadero contrato, en un plazo futuro.

El concepto previo de contrato

Un contrato se define como un acto en el que dos voluntades se ponen de acuerdo. Este acuerdo tiene la particularidad de generar o derivar derechos y obligaciones; son derechos y obligaciones que comprometen a las partes.

Cuando se habla de contratos, debe tenerse presente que se trata de los denominados actos jurídicos que pueden involucrar a dos o más personas.  Las materias sobre las cuales se puede generar contratos son todas aquellas que no estén prohibidas.

Un contrato se perfecciona, es decir, entra en vigencia y tiene plena validez, a través del consentimiento de las partes. A partir del perfeccionamiento de un contrato las partes quedan obligadas mutuamente, y lo que se pacta es ley entre ellas.

Contrato de reserva de bien inmueble

En los contratos de reserva de bien inmueble, la obligación principal –y única- a la que se comprometen las partes son: por el lado del vendedor, no vender el bien inmueble. Para el comprador, queda reservada la obligación del pago de la cantidad acordada.

Los datos indispensables que debería tener todo contrato de reserva de bien inmueble son los siguientes:

Que el comprador y el vendedor queden identificados de manera inequívoca. Esto es, que figuren los nombres completos y los números de sus documentos de identidad. También deberá constar el domicilio de ambas partes y su estado civil, si fuese necesario.

El inmueble

El inmueble debe estar descrito de forma clara y constatable: el terreno general, las áreas privadas o comunes y otros datos relacionados el objeto del contrato. Es muy importante que se especifique si el inmueble tiene una hipoteca o deudas pendientes.

Precio y pago

Cuando se realiza la reserva del inmueble se debe pagar una cantidad acordada. Esta cantidad no debería ser mayor al 10% del costo del inmueble. A su vez, deben quedar establecidos los plazos, cantidades y fechas de los siguientes pagos, hasta completar completamente el monto total acordado.

No se ofrece el inmueble a terceros

Mientras está vigente y no se ha agotado el plazo de reserva, el vendedor no puede ofrecer el inmueble a otros. De ser el caso, se pueden establecer penalidades; se trata de mecanismos para asegurar negociaciones correctas donde prima la buena fe.

Estos contratos forman parte de la fabulosa capacidad que tiene el mundo del derecho para reglamentar los tratos entre ciudadanos. El derecho civil, basado en el derecho romano, regula los derechos y deberes que se desprenden de determinados acuerdos.

Estos procedimientos están regulados en códigos que sistematizan y ordenan los actos jurídicos. Así ha funcionado por muchos años y se siguen perfeccionando para beneficio de toda la sociedad.

Equipo MilContratos.com

La política de privacidad está a punto de cambiar

La política de privacidad, tal y como se conocía hasta la actualidad, va a cambiar con el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos (LOPD). La...

Carta de reclamación para compañía de seguros. Todo lo que tienes que saber

La carta de reclamación para una compañía de seguros es una comunicación escrita que el contratante de una póliza dirige a su compañía aseguradora, para informarle...