Contrato de trabajo temporal. Implicaciones y usos

  Tiempo de lectura:

El Contrato de Trabajo Temporal es aquel que se celebra entre una empresa y un trabajador por un lapso determinado. Como cualquier otro tipo de empleo, la modalidad de contratación puede ser a tiempo completo o parcial.

Su razón de ser tiene que ver con un requerimiento del empleador de cubrir una necesidad puntual cuya duración no es indefinida, sino que se encuentra prevista. Asimismo, la celebración de este tipo de contrato puede requerirse en situaciones extraordinarias como:

  • En actividades o proyectos temporales.
  • Por suplencias temporales de otros cargos.
  • Por razones de interinidad.
  • Para impulsar una etapa de un proyecto, acelerar procesos de producción o suplir atrasos.
  • Para incentivar el empleo a personas con condiciones especiales o vulnerables (mujeres que han sufrido violencia de género, discapacitados,      procesados por la justicia, etc.).

El Contrato de Trabajo Temporal se diferencia de los siguientes: Contrato indefinido, Contrato de formación y Contrato en prácticas. Entre estos cuatro tipos se distinguen además 42 sub tipos en España, clasificación aprobada en 2014 por el Real Decreto-Ley 16/2013.

Aunque se recomienda que todo contrato se realice por escrito, si la duración es inferior a un mes puede ser acordado de manera verbal. Ello debido a la posible naturaleza contingente del trabajo, que podría requerir un rápido comienzo y terminación.

Implicaciones sociales del trabajo temporal

Es importante conocer este tipo de contrato, pues en España el 92,5% de los nuevos empleos de 2017 se firmaron bajo esa modalidad. De hecho, en la actualidad el 26,8% de los españoles activos económicamente está contratado temporalmente.

Cuestión aparte es que este tipo de empleo se discute y cuestiona, pues se puede considerar ejemplo de precariedad laboral. La razón alegada es la inestabilidad que ocasiona al trabajador y la incidencia negativa que ejerce sobre la seguridad social.

Duración y prórrogas

La duración del Contrato de de Trabajo Temporal puede ser prorrogada, pero solo puede hacerse por 6 meses en un lapso de un año. Así lo establece la Ley. Si las continuas prórrogas superan estos lapsos, es considerado fraude. En ese caso se tomará como un contrato de duración indefinida con todo lo que eso implica legalmente.

La principal implicación tiene que ver con las prestaciones laborales a disfrutar, entre otros derechos a incluir como empleado fijo. La normativa que aplica aquí es la Ley del Estatuto de los Trabajadores en su artículo 15, punto 5. Establece que los trabajadores que por 30 meses estuvieren contratados en un plazo que exceda 24 meses, pasarán a fijos.

Esta normativa se aplica, aunque hubiere o no solución de continuidad para el mismo, incluso aunque sea diferente cargo, pero con la misma empresa, o se trate de contratos diferentes. Lo que importa es que impliquen al mismo empleado y la misma empresa. Se trata de mecanismos de protección al trabajador y para evitar violaciones a la Ley por parte de los empleadores.

Cómo debe ser el contrato temporal

Como cualquier contrato de trabajo, debe contener datos de identidad de las partes, objeto, lugar, condiciones, remuneración, fechas y duración. Toda la información dependerá de la naturaleza de la actividad particular a realizarse.

El organismo a quien le concierne este tema es el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Equipo MilContratos.com

Antes de firmar un documento , ¿qué se debe tener en cuenta?

Muchos problemas de diversa índole pueden sufrir las personas por firmar documentos sin las debidas precauciones, cometiendo omisiones o sin tener en cuenta algunas medidas mínimas....

¿Qué es un trabajador autónomo dependiente o trade?

El Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente, Trade, por sus siglas, es el que factura a un único cliente más de 75% de sus servicios. Así se encuentra...