El Legaltech ante el reto de la búsqueda de financiación

  Tiempo de lectura:

En España, la mitad de las start up legales ya trabaja con firmas del sector ofreciendo servicios jurídicos online y operando como marketplace, pero todavía se le resisten las rondas de inversión.

Uno de los pilares en los que apoyan su futuro los despachos de abogados son las compañías legaltech. El uso intensivo de la tecnología que hacen los emprendedores y las estrategias con las que optimizan los procesos rutinarios del día a día en los bufetes ha convencido a la mitad de las firmas jurídicas en España que, de algún u otro modo, colaboran con este tipo de empresas innovadoras.

Además, las firmas legales valoran en seis sobre diez el grado de satisfacción que obtienen cuando trabajan con las start up del sector, destacando especialmente su labor en la creación de marketplaces para abogados y a la hora de ofrecer servicios legales en el canal online.

Al menos, esto es lo que se deduce después de consultar a los consejeros delegados de las ochenta firmas de legaltech más importantes en España sobre las necesidades que tiene su sector. Una tarea de análisis a la que ha tenido acceso EXPANSIÓN y que ha realizado la consultora Finnovating a las puertas de Unconference, un encuentro privado que se celebra mañana y en el que los responsables de las start up legales buscarán fórmulas para potenciar la innovación de un ecosistema aún incipiente.

Tamaño reducido

La conclusión principal que se extrae tras hablar con los responsables de este tipo de empresas es que su alto potencial innovador no va de la mano de su tamaño, que todavía es pequeño. Además, encuentran muchas dificultades para atraer capital privado a la hora de financiarse.

No obstante, más de la mitad de las start up legales todavía no ha acudido a ninguna ronda de financiación.

Entre las causas que pueden explicar este fenómeno está lo incipiente del sector. Los expertos marcan en el año 2013 el punto de partida de este particular ecosistema emprendedor, fecha en la que se fundaron el 60% de este tipo de empresas. Así, se trata de un periodo de seis años que identifica al legaltech como un sector joven, en el que el 35% de sus empresas se encuentra en diferentes fases de crecimiento (early stage o grown stage). Aun así, el 78% de ellas ya contrata, con entre uno y diez trabajadores en plantilla.

Fondos familiares

Pese a la necesidad de conseguir fondos para continuar su desarrollo, no llega al 5% el número de empresas de legaltech que ha levantado más de un millón de euros. Hasta el momento, la horquilla de inversión en la que se mueve la mayor parte de estas empresas -un 18%- varía entre los 100.000 y los 500.000 euros. A este grupo le sigue el que se tiene que conformar con una cifra que no llega a los 100.000 euros. Y la mayor parte de los fondos proviene de amigos, familiares e instituciones, lo que demuestra que las start up legales todavía no han llamado la atención de los inversores privados ni de las entidades financieras.

A la hora de apostar por un determinado tipo de tecnología, los emprendedores se decantan casi a la par por el blockchain (28%) y por la combinación de inteligencia artificial y big data (25%). El resto de empresas apuesta por otro tipo de innovación, donde triunfan los sistemas de almacenamiento en la nube, los contratos inteligentes y el machine learning.

Fuente: Periódico Digital Expansión

La ITV que incrementa el valor de las empresas

La importancia del compliance crece en las organizaciones. Ampliando y complementando su tradicional enfoque preventivo (aquel que se orientaba prioritariamente a evitar las responsabilidades penales de...

¿Cómo debe interpretarse una abstención en una Junta de Propietarios?

Una de las cuestiones respecto de las que existe un sorprendente desconocimiento y que, sin embargo, goza de una especial, por no decir trascendental, relevancia en...