Hacienda gravará un 4% sobre las ventas online de segunda mano

  Tiempo de lectura:

Internet ha cambiado la manera en que hacemos muchas cosas, entre ellas comprar y vender. El uso de las plataformas digitales para vender artículos de segunda mano cada día adquiere más auge. La red ha pasado de ser poco confiable para comprar, a convertirse en un gran escenario de compra-venta. Quizá con volúmenes de transacciones mayores que los del comercio tradicional.

La red se ha convertido en un medio para sacar provecho económico de cosas que ya no se usan. La rapidez en el mundo virtual hace que todavía exista desconocimiento sobre las obligaciones que generan este tipo de transacciones. Por ello surge la duda, ¿hay algún tipo de obligación tributaria cuando se venden objetos usados?

La respuesta de Hacienda

Absolutamente sí. Recientemente, en respuesta a una duda de una contribuyente en este sentido, la Agencia Tributaria ha comenzado a aclarar el tema.

Las ventas online de objetos de segunda mano serán gravadas con el 4 % correspondiente al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) en su modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO). Así lo establece la Dirección General de Tributos de la Agencia Tributaria. Esto no es un nuevo impuesto ni un cambio en la ley. Simplemente consiste en aplicar al comercio online las mismas normas que al comercio normal.

Las ventas de objetos personales no están sujetas al IVA por establecerse entre particulares y no estar ligadas a actividades empresariales. No obstante, entran en el ámbito de aplicación del ITP como cualquier venta física de un bien usado, según lo ha manifestado la Agencia Tributaria.

El crecimiento acelerado del comercio online, pagos virtuales, las criptomonedas, han hecho que Hacienda vea como prioridad la economía digital. Entre otras cosas, con el fin de clarificar las transacciones y regular la aplicación de las normas tributarias correspondientes.

Ya este impuesto se está aplicando a transacciones en Amazon, Ebay, Millanuncios, Wallapop y Vibbo, entre otras plataformas digitales.  A diferencia de las ventas en el mundo de lo tangible, las realizadas online quedan registradas y son de fácil seguimiento. Hacienda podría, si así lo decidiera, obtener las bases de datos de estas plataformas de ventas. De esta manera, tendría control de las transacciones que se realicen a través de ellas.

Cómo se declara este impuesto

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales se declara con el modelo 600 de la Agencia Tributaria (AEAT). Este es un tributo cuya recaudación corresponde a las comunidades autónomas, por lo que el modelo variará en cada una. La posibilidad de presentar el modelo online también dependerá de cada comunidad autónoma.

El ITP es calculado con base en el valor real del bien. El porcentaje a pagar como base del impuesto será diferente en cada comunidad autónoma según sus normativas. De manera general va desde un 4% hasta un 10% en algunas comunidades.

¿Quién paga el impuesto cuando se venden objetos usados?

Como en toda venta el comprador tiene que pagar un impuesto. Generalmente se paga el IVA porque las compras se realizan con empresas comerciales. En el caso de objetos de segunda mano, el vendedor es una persona particular. De esta forma, le corresponde al comprador pagar el ITP. No importa qué clase de objeto sea el que se adquiera, puede ser desde un artilugio tecnológico hasta un vehículo.

En el caso de que haya ganancia en la venta del bien, deberá computarse al Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas como ganancias patrimoniales. Este importe lo declara la persona que hace la venta. Esto generalmente no ocurre en las ventas de segunda mano, pues se ofrecen normalmente a un menor precio que el que se adquirió. Si se trata del comercio de bienes de colección, estos tienden a incrementar su valor con el tiempo. Esto genera ganancias, y por consiguiente requerirá el pago del IRPF.

Ante la aplicación de este tributo, se recomienda que las personas guarden los comprobantes de compra de los objetos. Servirán para demostrar la propiedad de los mismos. Igualmente hay que asegurarse de hacer capturas de pantalla de las transacciones online para demostrar la claridad en los ingresos. Así se comprueba que los mismos no sean producto de trabajos en B.

¿Es esto una novedad?

Realmente no. Tal vez muchos movimientos podrán haber pasado desapercibidos por desconocimiento de los vendedores y compradores. Muchos aún piensan que las leyes de siempre no aplican al mundo virtual. Por ello Hacienda lleva tiempo haciendo seguimiento sobre el tema. Esto ha llevado a la decisión de aplicar el ITP, como se hace con el comercio de toda la vida.

De ahora en adelante comenzará a circular mayor información sobre el tema. El ministerio de Hacienda tendrá que ponerlo también dentro de sus prioridades.  De esta manera, compradores y vendedores que hacen uso de la red podrán conocer sus obligaciones tributarias. Seguramente evitará un mal rato a muchos.

Asimismo, ante el auge de la economía digital, se hace necesario modernizar el pago de los tributos. Así como ha cambiado la forma de las transacciones, es esperable que se haga más fácil el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Pagar el impuesto con un clic sería lo ideal.

¿Qué pasa si no se paga?

El tema tributario es algo muy serio. Siempre habrá quien busque las maneras de librarse de este o aquel tributo. Lo cierto es que como obligaciones que son, deben cumplirse, por lo que su incumplimiento debería generar penalidades.

Si alguien vende o compra algo por internet, sencillamente debe hacer la declaración correspondiente. No hacerlo puede acarrearle sanciones. Las mismas podrán ser multas o el pago de lo que el fisco calcule que la persona deba cancelar.

Ya Hacienda ha manifestado que pondrá el ojo sobre las transacciones que se hagan a través de internet. Solo queda cumplir para no ser sancionado. La ignorancia de la ley no justifica su incumplimiento.

Equipo MilContratos.com

El Supremo declara nulas las hipotecas multidivisa si hubo falta de transparencia

Nuevo revés judicial para la banca y noticia muy positiva para los cerca de 70.000 afectados por las hipotecas multidivisa que se calcula que existen...

Novedades fiscales: Código LEI

Como es costumbre, cada principio de año trae su lote de novedades administrativas, fiscales, y jurídicas. Una de ellas afecta directamente a las empresas europeas que...