Hipoteca inversa: ¿en qué consiste y cuál es la letra pequeña?

  Tiempo de lectura:

Cuando nombramos la palabra hipoteca lo primero que se nos viene a la cabeza es el dinero que una entidad financiera nos presta para lograr la financiación necesaria para una compra, normalmente una vivienda, plaza garaje, trastero, local… Las hay de varios tipos y también podemos encontrarnos con un préstamo hipotecario en el que es el banco el que abona al beneficiario una cantidad de dinero y no al contrario. Al menos durante un tiempo. Es lo que se conoce como hipoteca inversa o hipoteca revertida. Éstas tienen una serie de requisitos y peculiaridades, por lo que no todo el mundo puede acceder a las mismas. Vamos a mostrarte todos los detalles en este post.

¿En qué consiste la hipoteca inversa?

El Banco de España define a la hipoteca inversa como: “un tipo de préstamo hipotecario dirigido a personas mayores de 65 años o dependientes que sean propietarios de una vivienda. Al contrario que en la hipoteca convencional, es el titular quien recibe del banco una cantidad a cambio del piso (normalmente en forma de renta mensual). Además de no perder la propiedad de su vivienda, podrá seguir utilizándola hasta su fallecimiento.”

Es decir, se trata de una operación financiera con la que se da la posibilidad de convertir a dinero el valor patrimonial que representa la propiedad de una vivienda. Se convierte un activo como un piso en una renta financiera o vitalicia y muchas personas lo hacen para completar la pensión de jubilación.

Una de las características es que los intereses de estas hipotecas son de tipo creciente, de tal manera que cuantos más años vives, más se incrementa el tipo de interés aplicable cada año.

Requisitos para poder adquirirla

Como hemos podido ver, a este tipo de hipoteca no puede acceder todo el mundo, ya que hay unos requisitos especiales para poder suscribirla:

  • Estar en posesión de una vivienda.
  • Tener más de 65 años.
  • Podrán hacerlo también los menores de 65 años que tengan una discapacidad reconocida de un grado igual o superior al 33%.
  • Las personas que se encuentren en situación de dependencia grave o gran dependencia.
  • El importe del crédito no podrá ser superior al valor tasado de la vivienda. Para ello, tiene que tasarla una sociedad de tasación.
  • Se puede contratar con una entidad de crédito o con entidades aseguradoras autorizadas para operar en España.

La suscripción de una hipoteca de este tipo no es incompatible con alquilar la vivienda si se desea. Esta opción le permite al cliente obtener una renta por el alquiler además de lo que ya obtiene de la hipoteca inversa.

Además, se puede simultanear con un seguro de renta vitalicia. Así, si la persona vive más años de los que cubre las mensualidades por esta hipoteca, no deja de percibir las cantidades.

¿Tiene beneficios fiscales?

Suscribir una hipoteca inversa te va a permitir tener algún beneficio fiscal. El más importante es el referido al Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF). En este sentido, los pagos mensuales (o el pago único) que se recibe por este producto financiero, no están obligados a tributar en dicho impuesto. Por lo que de la cantidad que percibas no vas a tener que abonar nada tu impuesto sobre la renta.

¿Se puede dar un vencimiento anticipado?

Recordemos que una cláusula de este tipo en un contrato hipotecario es aquella por la cual la entidad financiera puede ejecutar el préstamo hipotecario si se dan determinadas circunstancias.

En estos préstamos, si el propietario decide transmitir la vivienda (donarla o venderla por ejemplo), el banco tendrá derecho a exigir la cantidad adeudada más lo intereses.

Debido a que este tipo de préstamos se asocia directamente a una persona con unas características concretas (edad y esperanza de vida), no es posible la subrogación del mismo a una persona con otras circunstancias.

¿Qué ocurre cuando el beneficiario de una hipoteca inversa fallece?

La titularidad de la vivienda la mantiene el cliente de la hipoteca inversa hasta su fallecimiento. Cuando esto ocurre, o en el caso de que haya más de un beneficiario fallece el último, se pueden dar varias situaciones, ya que los herederos de la propiedad heredarían esta con la deuda suscrita:

  • Que los herederos liquiden la deuda con la entidad financiera cancelando el crédito hipotecario totalmente con fondos propios. Para ello tienen que abonar tanto la cantidad recibida por el fallecido como los intereses generados.
  • También pueden cancelarla adquiriendo otro crédito para cubrir dicha deuda.
  • En tercer caso, pueden vender la vivienda y satisfacer así la deuda contraída.

En ningún caso, la entidad con la que se tenía suscrita la hipoteca inversa puede cobrar a los herederos ningún tipo de gasto o comisión por cancelación de la deuda.

¿Quién asume los gastos de formalización en una hipoteca inversa?

A raíz de la publicación de la nueva Ley Hipotecaria, está estrictamente tasado quién se encarga de cubrir cada gasto de la hipoteca. No obstante, anteriormente estos gastos han sido soportados en la mayoría de los casos por los consumidores que suscribían el préstamo.

Es por ello que parte de ellos, como han declarado los tribunales, son reclamables.

Fuente: Noticias Jurídicas

Cesión de créditos. Cartera de deudores

La cesión de créditos no requiere para su validez del consentimiento ni de la notificación previa al deudor. La cesión de créditos ha sido definida como...

Contrato de trabajo en relación laboral especial de abogados

El contrato de trabajo en la relación laboral de abogados que prestan servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección del...