La inteligencia artificial y el “blockchain” en los contratos laborales

  Tiempo de lectura:

¿Quedaron atrás aquellas entrevistas de trabajo en las que solicitaban a los aspirantes realizar un dibujo para determinar ciertas habilidades? Siempre habrá un espacio para las técnicas clásicas; sin embargo, la tecnología está dando pasos importantes en el área de la selección de personal.

Blockchain es una nueva tecnología que, unida a la inteligencia artificial, cambiará la manera en que se ha desarrollado hasta hoy todo un conjunto de relaciones laborales. No se trata solo de encontrar personas para realizar diversos oficios, sino de replantear el uso de intermediarios y mucho más.

Todo apunta a que el blockchain comenzará a ser una herramienta para la gestión de empresas y la labor de los equipos de recursos humanos. Entre las nuevas posibilidades que abre esta nueva tecnología, se encuentra la posibilidad de contratar personas con un interesante perfil, aunque no se conozcan personalmente.

Este tipo de contratación es posible gracias a nuevas aplicaciones de identidad digital. Es una manera de vencer barreras como la distancia geográfica, que desde hace algún tiempo ya no supone un obstáculo. El factor presencial ha dejado de ser primordial.

Un movimiento que no se detiene

En la actualidad, existe una gran diversidad de aplicaciones para buscar empleo, mostrar portafolios de trabajo, exhibir currículos y habilidades laborales y mucho más. Blockchain ahora permite que el empleador pueda tener información específica a la hora de realizar una entrevista de trabajo.

El anonimato es otro factor importante para los aspirantes. La tecnología Blockchain permite crear CV con distintos niveles de información, que se van desbloqueando de acuerdo con el proceso de selección. Esto permite una selección eficaz, basada en información real, pero sin prejuicios.

Los Smart Contracts

Los contratos inteligentes son otro de los beneficios que introduce el Blockchain. Son contratos que permiten automatizar procesos, como el monitoreo de condiciones laborales, asignación de tareas y cumplimiento de trabajos y fechas de entrega. El mismo contrato tiene la capacidad de gestionar pagos, lo cual garantiza que no habrá retrasos o pasos intermedios innecesarios. El contrato también puede generar acuerdos para su suspensión, en caso de que no se cumplan ciertas condiciones.

El documento contractual, hasta ahora ha sido un documento que sirve para comprometer a dos partes a cumplir obligaciones y proteger derechos. De aquí en adelante, gracias al Blockchain, un Smart Contract puede ejercer más funciones que simplifiquen las relaciones laborales.

Todo esto nos lleva a la reflexión sobre un futuro de relaciones laborales, con las ventajas y desventajas que esto implica. Por un lado, pueden quedar atrás los prejuicios, los inconvenientes motivados por motivos personales. Por el otro lado, surge la duda de si se podrán manejar estas relaciones sin contacto humano.

Nuevos pasos

Todo indica que el Blockchain sigue evolucionando; por ello, los profesionales de las áreas relacionadas con los recursos humanos deberán actualizarse. ¿Cómo se redactan estos contratos?, ¿se redactan o se programan?

La inteligencia artificial y el Blockchain van integrándose en el día a día laboral. Como vemos, surgen interrogantes que habrá que responder, incluyendo lo relativo al ámbito legal. Uno de esos interrogantes más significativos es conocer cuáles serán los mecanismos legales por los que se deberá regir cualquier proceso que se lleve a cabo a través de Blockchain.

Equipo MilContratos.com

La figura del intermediario en el fútbol profesional

Los intermediarios, agentes o representantes (en este contexto son sinónimos), son parte del elenco de “actores principales” del escenario del fútbol actual. Es tal su importancia...

Declaración jurada, como confeccionarla y qué tener en cuenta

La declaración jurada es un documento importante a presentar ante órganos administrativos y judiciales. Debe ser un testimonio veraz consignado ante la autoridad.Declaración jurada, ¿para...