Laboral y Empresa

Servicios de coaching ¿Qué contrato utilizar?

Servicios de coaching

Como en toda relación de negocios, los contratos se adaptan al servicio que se ofrece. Este también es el caso del Coaching.

El coaching es una técnica muy utilizada actualmente. Se trata de sacar lo mejor de una persona a través de herramientas donde se aplica la psicología. Para el establecimiento de metas a corto y largo plazo.

En el mundo corporativo, el coaching se utiliza para estrechar vínculos entre equipos y determinar metas en común. Resaltar las competencias de los colaboradores para el logro de objetivos.

Además, fomenta la comunicación y sus formas, por medio de la inteligencia emocional.  

Sin embargo, en el campo personal el coaching también ha ganado espacio. En su mayoría es puesto en práctica para vencer miedos a la exposición pública, mejorar métodos de relación social, entre otros.

Contratar un servicio de coaching

El contrato por servicio de coaching establece los servicios y modalidad que recibirá el cliente. Este tipo de contratos se establece entre quién brinda el servicio y quién lo recibe.

Lo primero que se indica en el documento es el tipo de prestación. Si se trata de una orientación personalizada o una sesión grupal. Todo dependerá del requerimiento del cliente.

Sobre este aspecto se incluyen ciertos detalles del contenido del servicio. Por ejemplo, si es un contenido exclusivo, desarrollado de forma especial para el cliente. O si se trata de técnicas generalizadas de coaching.

Existen varias modalidades de aplicación de la técnica: presencial, online o vía telefónica. Esto también será determinado en el contrato. Igual que en el caso del contenido, estos detalles se adaptarán a las necesidades de cliente.

Un elemento que no debe faltar es el tiempo que durará el servicio. Cuando se trata de varias sesiones se establece el número de reuniones. Si por el contrario es una sesión única, se indica el número de horas a emplear.

Planes de acción y seguimiento

En el contrato de servicio de coaching también se establecen los detalles de seguimiento del cliente.

En cada sesión, la persona que recibe el servicio debe ir avanzando en las tareas. De esta forma, en el contrato se establecen los plazos y el tiempo que se destinará para ello.

Contrato de confidencialidad

La contratación de un servicio de coaching, generalmente viene acompañado de un contrato de confidencialidad.

Esto permite al cliente tener la confianza de que la información compartida durante las sesiones no será divulgada.

Un contrato de confidencialidad entre las partes establece que ninguna de la dos puede difundir el contenido del trabajo realizado. 

Esto incluye tanto el material desarrollado como la información que salga de las sesiones de trabajo.

Existen asociaciones a nivel mundial que establecen directrices y recomendaciones para impartir el coaching. En cuanto a la ética, los coaches se apegan a lo establecido en el Código Ético de la Federación Internacional del Coach (ICF)

La ICF es una organización sin fines de lucro conformada por coaches de todo el mundo. A través de ella, se establece una referencia en temas normativos, éticos y referenciales.

Otras normativas también se siguen por la International Coaching Community (ICC). Por lo que, en algunos contratos, es posible conseguir menciones de cualquiera de estas instituciones.

También algunos países poseen legislación aplicable al coaching en su código civil.


En MilContratos.com te ofrecemos los siguientes documentos legales sobre coaching:

 Contrato de coaching ejecutivo

 Contrato de coaching personal