¿Perfil falso en redes sociales?

  Tiempo de lectura:

Las redes sociales se han convertido en un símbolo de identidad de la civilización moderna, nos ayudan a conectar con nuestros familiares y amigos, a compartir todo aquello que nos importa con los demás, y a relacionarnos con empresas y otros profesionales.

Plataformas como Facebook, Instagram o LinkedIn nos brindan nuevas oportunidades hasta ahora inimaginables, pero también incrementan de forma sustancial los riesgos inherentes a su utilización, como pueden ser la suplantación o usurpación de la identidad en internet.

Cuando alguien crea un perfil falso en las redes sociales, utiliza información personal y fotografías de otra persona, creando la confusión en terceras personas, creyendo éstas que la persona que suplanta la identidad es realmente la persona suplantada. Sufrir una suplantación o usurpación de la identidad puede generar graves perjuicios para la persona suplantada, pues su reputación y buen nombre pueden verse gravantes perjudicados.

Nuestro ordenamiento jurídico tipifica la usurpación de la identidad como delito (artículo 401 del Código Penal), como infracción civil al poderse producir una intromisión ilegítima en nuestro derecho fundamental a la intimidad, o vulneración del derecho fundamental a la propia imagen (artículo 18.1 de la Constitución Española, y Ley Orgánica 1/1982 sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen), y como infracción administrativa, siendo la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) competente para la imposición de multas dinerarias a aquellas personas que, utilizando datos de carácter personal de otro (nombre y apellidos, fotografía, etc.), los publica en internet sin su consentimiento.

En este sentido la AEPD ya se ha manifestado sobre este extremo en varias de sus resoluciones, considerando que en los supuestos de suplantación o usurpación de la identidad mediante creación de perfiles ficticios en las redes sociales, es aplicable la normativa en materia de protección de datos por existir un tratamiento de los mismos.

En síntesis, estos son los argumentos que esgrime AEPD para considerar aplicable la Ley Orgánica, 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), y su Reglamento de desarrollo:

  • El artículo 6.1 de la LOPD dispone con carácter general la necesidad del consentimiento del afectado para que sus datos personales puedan ser tratados.
  • Los usuarios de redes sociales suelen utilizarlas para fines puramente personales o domésticos, aplicándose la denominada "exención doméstica”, en lugar de la normativa en materia de protección de datos.
  • La “exención doméstica” no se aplica en determinados supuestos, siendo uno de ellos los casos de suplantación de la identidad mediante la creación de un perfil simulado, pues en estos supuestos se debe considerar al autor de dicho perfil como responsable del tratamiento de los datos personales publicados sin el consentimiento del afectado, es decir, de la persona cuya identidad se suplanta, por ello resulta de aplicación la normativa de protección de datos.

Por consiguiente, y sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales que pudieran derivarse, la AEPD es la autoridad administrativa competente para investigar y sancionar las conductas consistentes en la suplantación o usurpación de la identidad en internet, y concretamente en las redes sociales. Con la entrada en vigor del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), y el Proyecto de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos se potencian las facultades de la AEPD en materia de investigación y planes de auditoria preventiva, adquiriendo mucho más protagonismo en todos aquellos casos que no revistan trascendencia penal.

¿Qué hacer si me suplantan o usurpan la identidad en internet?

Si navegando por internet o utilizando las redes sociales averiguamos que existe un perfil falso en el cual se utilizan nuestros datos personales (fotografía, nombre y apellidos, etc.), lo más recomendable es intentar solucionar el problema a través de la misma red social. Gran parte de estas plataformas disponen de canales de denuncia que resultan de gran utilidad, pues nos permiten denunciar la existencia de un perfil falso que intenta suplantarnos la identidad.

Del mismo modo, y de forma paralela a la solución anterior,  es aconsejable acudir a la policía y poner la respectiva denuncia, debiéndose iniciar un procedimiento penal por usurpación de la identidad en internet. Por último, también es posible acudir directamente a la AEPD y, si tras iniciarse el procedimiento de investigación correspondiente se hallan indicios de delito, la AEPD deberá elevar el asunto al orden jurisdiccional penal para que resuelvan sobre el mismo.

En los supuestos en los que se perjudique gravemente a la persona cuya identidad se suplanta, es recomendable realizar capturas de pantalla o pantallazos del perfil falso y elevarlo a público mediante notario, de este modo tendremos pruebas fehacientes de la existencia de dicho perfil que nos servirá como prueba cualificada en juicio.

Equipo MilContratos.com

Ley de Segunda Oportunidad

La entrada en vigor de la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas...

Derechos digitales en la UE

Sin lugar a dudas, la tecnología nos determina como sociedad habitual cada vez más. Donde los hábitos de consumo y el apego a las redes sociales,...