Tecnologías

Firma electrónica que utiliza MilContratos.com

Firma electrónica de MilContratos

En Barcelona, a 21 de abril de 2020.

El Reglamento (UE) 910/2014, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de julio de 2014 (eIDAS), establece un marco común en lo relativo a la firma electrónica:

  • Firma electrónica simple: Datos de formato electrónico de un contrato se asocian de manera lógica al firmante.
  • Firma electrónica avanzada: La firma electrónica vincula al firmante de manera única y permite su identificación, con alto nivel de confianza ya que cualquier modificación puede ser detectable.
  • Firma electrónica cualificada: Firma electrónica avanzada que se basa en un certificado cualificado de firma.

MilContratos en la herramienta de elaboración de los documentos jurídicos, tiene incorporada la firma electrónica simple, a través de un algoritmo de cifrado (código de barras) que identifica al usuario que elabora el contrato (registro en la web), y al resto de firmantes a través de sus correos electrónicos y teléfonos móviles (se firma por medio de un OTP, o password temporal de único uso). Además, cabe mencionar que MilContratos no es un prestador de servicios de confianza.

De acuerdo con lo que estipula dicho Reglamento 910/2014, no se podrán denegar los efectos jurídicos y la admisibilidad como prueba en procedimientos judiciales a la firma electrónica, por el mero hecho de serlo o porque no cumpla los requisitos de la firma electrónica cualificada. Es potestad del cliente decidir qué firma quiere utilizar en su contrato, hecho que no impide que en última instancia, pueda recurrir a terceros para firmar digitalmente el contrato a través de firma electrónica avanzada o cualificada, sin perjuicio de que la firma electrónica simple, tal y como la define el mencionado Reglamento, tiene plenos efectos jurídicos.

Asimismo, teniendo en cuenta que un sistema como el español donde prima la libertad de forma en los contratos, y tal y como vienen reconociendo los Tribunales, la firma manuscrita no es exigible para la propia existencia de los contratos, y por ende, tampoco lo son la firma avanzada o cualificada cuando se suscribe electrónicamente. El artículo 1262 del Código Civil establece que en los contratos celebrados telemáticamente hay consentimiento desde que se manifiesta la aceptación, la cual se realiza en la celebración del contrato, de manera electrónica, circunstancia que no se puede ignorar sin faltar a la buena fe de las partes del contrato. Además, el artículo 326 de la Ley de Enjuiciamiento Civil estipula que los documentos privados harán prueba plena un proceso judicial, cuando su autenticidad no sea impugnada (por supuesto, siempre se puede impugnar cualquier tipo de firma, sea electrónica o no), es decir que los contratos firmados a través de firma simple son plenamente válidos y constituyen mecanismo de prueba de la celebración del contrato.