¿Tienes una vivienda turística? Conoce los puntos clave a tener en cuenta

  Tiempo de lectura:

El alquiler vacacional es una actividad económica y, como tal, cuenta con su propia normativa. Conocerla a fondo es primordial para cualquier propietario.

Por todos es sabido que el número de viviendas de alquiler vacacional no ha dejado de crecer en los últimos años. Y no parece que vaya a dejar de hacerlo en el futuro más próximo. Por ello, los gobiernos autonómicos no han tardado en poner en marcha iniciativas legislativas - más allá de la ya existente Ley de Propiedad Horizontal -, con el objetivo de llenar el vacío que existía respecto a esta actividad económica.

Los requisitos

Como ejemplo, en la Comunidad Valenciana, ámbito de actuación del despacho Ferrer Asociados, rige la Ley 15/2018, de 7 de junio, de la Generalitat, de turismo, ocio y hospitalidad de la Comunitat Valenciana. Tal y como explica José Antonio Ferrer, socio director del despacho, en esta nueva normativa se establecen de forma clara los requisitos que ha de reunir una vivienda para que pueda ser considerada como turística.

Hablamos, concretamente, de la “vivienda completa que se alquile a cambio de una renta con habitualidad en condiciones de inmediata disponibilidad con fines turísticos, vacacionales o de ocio”. Para que exista habitualidad se deberá, además, ceder o comercializar la vivienda a través de empresas especializadas o canales de comercialización turística. Y se tendrán que prestar servicios que se consideren propios de la industria hotelera, como ofrecer comidas o disponer de recepción.

Trámites necesarios para comenzar

Otra cuestión que cualquier propietario ha de tener presente a la hora de alquilar su vivienda para uso turístico son los trámites y autorizaciones necesarios. En este punto hay que recordar que cada comunidad autónoma tiene una legislación específica a este respecto, pero, según indica José Antonio Ferrer, “en la mayoría existen las mismas obligaciones y la regulación es bastante similar en todas ellas”.

Así, si continuamos con el ejemplo de la Comunidad Valenciana, lo que primero tendrá que hacer el interesado es “solicitar el certificado de compatibilidad urbanística ante el ayuntamiento que corresponda, para luego, con ese documento, solicitar la inscripción de la vivienda en el registro turístico de la Generalitat Valenciana”, explica Ferrer, que además señala que “el número de registro que se obtenga se deberá publicar tanto en la propia vivienda como en toda la publicidad que se realice por cualquier medio”.

En este punto, es importante remarcar la necesidad de comprobar que todos los trámites se efectúan conforme a la normativa. “El incumplimiento por parte del propietario de la obligación de inscribir la vivienda en el registro- recuerda Ferrer - conlleva elevadas sanciones, que en la Comunidad Valenciana pueden situarse entre los 100.001 y los 600.000 euros”. Además, Ferrer insiste en que “quienes hagan publicidad de la vivienda para lograr su alquiler y no informen del número de registro de la misma, también incurren en una infracción, de carácter grave, afrontando una sanción de entre 10.001 y 100.000 euros”.

Una vez hechos estos trámites, se podrá comenzar a ofrecer la vivienda como alquiler vacacional. Pero el proceso no terminará aquí, ya que, en palabras de Ferrer, se deberá “mantener un registro de ingresos y gastos a los efectos tributarios correspondientes y también reportar los datos necesarios sobre los inquilinos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, igual que hacen los hoteles”.

¿Cómo declarar la actividad?

Otro punto crucial si hablamos de alquiler vacacional es la cuestión tributaria. Muchos propietarios se preguntan qué y cómo han de declarar para cumplir con sus obligaciones en esta materia. Pues bien, José Antonio Ferrer enumera los siguientes puntos como los que habrá que tener siempre en cuenta:

  • IRPF: en este caso, “el tipo de gravamen es progresivo, de manera que se determina en función del total de rendimientos del contribuyente que se integren en la base general”.
  • IVA: será del 10 % y “se aplicará al arrendamiento de vivienda cuando se presten los servicios complementarios propios de la industria hotelera, como el servicio de limpieza o el de comidas”. Si no se prestan este tipo de servicios, los propietarios no tendrán que repercutir IVA a los inquilinos, ya que el alquiler de vivienda está exento.
  • Intervención de agentes intermediarios: Ferrer hace aquí mención especial a un caso cada vez más frecuente, que consiste en que sea un agente inmobiliario el que gestione el alquiler vacacional de la vivienda en nombre del propietario de la misma. En estos supuestos, habrá que determinar de forma clara, y así declararlo, si existe subarrendamiento entre el agente y el inquilino, pues el arrendamiento principal se produciría entre el propietario y el intermediario. “Si es el agente quien se mantiene en contacto con los inquilinos, quien fija las cláusulas del contrato de alquiler o quien recibe el pago, se considerará subarrendamiento”, confirma José Antonio Ferrer.
  • Si te interesa alquiler una vivienda para uso turístico en la Comunidad Valenciana, te lo ponemos fácil. En el enlace a continuación podrás acceder al modelo de contrato de alquiler de vivienda de uso turístico en la Comunidad Valenciana.

    Además, en este enlace puedes encontrar modelos de contrato de alquiler de vivienda de uso turístico en el resto de Comunidades Autónomas.

    Equipo MilContratos.com

¿Problemas con tu equipaje? Trámites y consejos útiles para reclamar

Perder las maletas durante un viaje, o recibirlas dañadas o rotas, es una circunstancia desafortunada que puede arruinar las vacaciones de cualquiera. O, al menos, complicarlas...

El contrato de mandato: cuando delegas el alquiler o la venta de tu propiedad

Si vas a dejar en manos de un mandatario la gestión de uno o varios inmuebles, te interesa conocer qué es el contrato de mandato y...